lunes, 27 de febrero de 2017

La revelación




“―Sé que viene el Mesías, al que llaman el Cristo —respondió la mujer—. Cuando él venga nos explicará todas las cosas.
―Ese soy yo, el que habla contigo —le dijo Jesús.” Juan 4:25-26

El Señor Jesús vino para los afligidos y perdidos, y Su misión es revelarse como Hijo de Dios a todos los que creen en Él. Aunque la persona en el pasado haya cometido muchos errores y pecados, Él desea que ella se convierta y alcance la salvación.
La espera ansiosa de la mujer samaritana por la llegada del Mesías terminó a penas ella se dio cuenta que estaba delante de Él. El Señor Jesús se revelo para ella y desea revelarse para usted, que del mismo modo Lo ha esperado en su vida.
Sea sincera con Él, este dispuesta a abandonar la vida errada, los malos sentimientos, malos hábitos y seguramente Él morará en su corazón.
A partir de ese día usted nunca más tendrá sed, nunca más estará solita.
Miércoles será el último día del Ayuno de Daniel y el último post sobre la mujer samaritana.

Lea los posts anteriores sobre la meditación de la Mujer Samaritana:
-       El encuentro
-       El pedido
      -       El agua
       -    El confrontamiento
       -    La adoración 

 





0 comments:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...