miércoles, 22 de febrero de 2017

La adoración




“Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.” Juan 4:23-24

¿Por qué Jesús habla sobre adorar a Dios en espíritu y en verdad?
Muchos son los que Lo han adorado con la boca, pero en su corazón son rebeldes y desobedientes. Dios desea personas que sean sinceras y no religiosas, o sea, que Lo glorifiquen con su vida y que no estén preocupadas en aparentar alguna cosa o “cumplir” con rituales exteriores.
Ahora me gustaría aclarar una cosa que ha sido tropiezo para muchos. Dios es espíritu y por eso Sus adoradores no deben esperar sentir emociones o alguna reacción en la carne en el momento en que Lo buscan. La presencia de Dios no está fundamentada en sensaciones o sentimientos y sí en la certeza, en la fe.
Tal vez sea difícil para muchos, pues el ser humano está acostumbrado a guiarse por lo que ve, toca o siente y cuando adoramos a Dios no Lo vemos, tocamos o sentimos,  pero tenemos certeza de que Él nos oye.
Esto es sólo posible a través de la fe, ella nos da la condición de tener una relación con Dios, basado en la inteligencia y no en las emociones.
Entonces no piense que al recibir el Espíritu Santo usted tiene que sentir algo, llorar o reír, sino tener la fe en la Palabra de Dios que le da certeza, esto es el culto racional que agrada a Dios.
Espero haber ayudado a aclarar ese pensamiento erróneo de muchos.
¡Sigue en la fe! 

Lea los artículos anteriores sobre este pasaje:
-       El encuentro
-       El pedido
      -       El agua
       -    El confrontamiento




0 comments:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...