viernes, 1 de agosto de 2014

¿Santidad u orgullo?



La palabra santo significa separado para Dios. Pero, ¿cómo mantanerse consagrado a Dios en un mundo lleno de corrupción y pecado?
La santidad está dentro de nosotros, sin un corazón santo es imposible vivir en santidad.
Quien vive en santidad no tiene que hacer fuerza para practicar el bien  o la justicia, le sale de manera  natural.
La persona que tiene una vida consagrada a Dios huye del pecado, de los cotilleos, de los grupitos, de todo aquello que pueda interferir con su comunión con Dios.
Si usted es pura, va a ver todo con pureza. Si su corazón es impuro, entonces será exageradamente desconfiada y verá todo con malicia.
Santificarse  cada día, significa llevar una vida de acuerdo con la voluntad de Dios, apartarse del pecado y someter su mente al Espíritu Santo.

Por otro lado existe el orgullo que no tiene nada que ver con la santidad. Usted sabe que la persona orgullosa siempre es arrogante y vanidosa con relación a sus propios actos.Ella se cree mejor y más importante que las demás personas.
Normalmente cree que ya lo sabe todo, no acepta la reprensión, y mucho menos ser enseñada por alguien.
Pedir perdón, reconocer un error o  humillarse, jamás, eso sería demasiado para ella.
Y, ¿cuándo se puede transformar la santidad en orgullo?
Analicemos, a la persona que se esfuerza al máximo para agradar a Dios, pero si ella empieza a pensar que es la más santa, ve los fallos de todo el mundo pero no consigue ver los de ella, vive separada de los demás, porque se cree superior en santidad y no se quiere mezclar. En este caso ya existe un orgullo que está destruyendo su santidad.
Vea el ejemplo del Señor Jesús que es Santo, y cuando vino a este mundo, Él trató  con las personas más criticadas por la sociedad de aquella época, los pecadores, pero el Señor Jesús queria salvarlos haciendo que se convietiesen de la vida torcida que llevaban. Sería como para que el Señor Jesús no se mezclase con nadie, pero Él es el mayor ejemplo de humildad que todo ser humano debe seguir.  
Santo es estar separado del pecado, y cuando se tiene un “orgullo santo”, cuidado porque el orgullo es un pecado, así que, ¿cómo puede cometerse un pecado santo?

“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos, porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué communion, la luz con las tinieblas?”                                                      2 Corintios 6:14
                                                           
Hay personas que quieren aparentar que son santas, perfectas pero siempre acaban mostrando quienes son realmente.
Es sólo usted fijarse en sus palabras y actitudes y se dará cuenta de que es fanáica, de que se escandaliza por cualquier cosa, todo es pecado, pero habla mal de los otros, juzga sin piedad. ¿dónde está entonces, la santidad?
Ella se cree tan correcta, tan santa, tan perfecta que el resto no sirve.
Hemos visto personas así en la Obra de Dios, son quienes son problemáticas, causan división y diseminan cotilleos y causan malentendidios. Falta un verdadero encuentro con Dios.
Busque en Dios una santidade pura y genuína, no actué de forma falsa o fingiendo.
 “Sino, así como Aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir”
1 Pedro 1:15



continue reading

jueves, 31 de julio de 2014

¡¡La batalla continúa!! - 2



Hola queridas, daremos continuidad al post de la semana pasada, usted que no lo leyó es importante que lo lea, asi usted entiende este ¿ok?
Satanás persistió en su tentativa de seducir a Jesús con el pecado ¡Qué lección para todos nosotros hay en todo eso! El diablo fue insistente, quiso a toda costa vencer a Jesús.
No debemos rendirnos ante el diablo, debemos resistirlo siempre, rechazando los pensamientos que no son agradables a Dios o que no están de acuerdo con Su Palabra. No podemos permitir que él saque las Escrituras de su contexto o distorsionar y pervertir Sus verdades. Como Jesús, tenemos que resistir al diablo. Tenemos esa autoridad por causa de Aquel que está en nosotros: "Mayor es el que está en vosotros que el que está en el mundo." (1 Juan 4:4)

Cuando deparo con pensamientos que se repiten a Filipenses 4:8, ordeno al enemigo que se aleje de mí en el nombre del Señir Jesús Cristo.
Generalemente digo eso en voz alta. Si no fuese apropiado, lo digo bajito. Digo "Satanás esos pensamientos no son de Dios. No tienes lugar en mi vida" ¿Por qué hablar con Satanás? Jesús le habló. Él lo repreendió, ordenándole que se fuera.
Si no estás consiguiendo la victoria en impedir esos pensamientos malos y desmoralizadores, entnces dirijase verbalmente al diablo de la manera que yo le dije.
Aplique este versículo: " Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte." (Apocalipsis 12:11)
Al resistir al diablo, descubrirá que él vuelve siempre con un segundo ataque, después un tercero, un cuarto y así sucesivamente. Pues él no desiste. Todavia necesita mantenerse firme en fiel obediencia.
Las dudas sobre el diablo y la batalla que el cristiano enfrenta desaparecen cuando abrimos la Palabra de Dios y permitimos que ella misma nos hable. Efesios 6:10 al 20 declara explícitamente que estamos en guerra, y en una guerra no podemos bajar las armas y sí mantenérlas siempre erguidas.

El diablo hará de todo para que no vuelvas al Grandioso Dios, y que no hagas uso de la Palabra, pues sabe que a través de ella él no podrá resistir
Tenemos que envolvernos con la Palabra de Dios, de manera que ella se mantenfa en su debido lugar. Nuna se olvide que la Palabra de Dios es el instrumento que restaura todas nuestras heridas, sea en el área que fuera.
Si te ayudó, o tenes algunos testimonios de los posts que has leído, comparta con nosotras sus experiencias. Si hay alguien que a través de ellos volvió o abrió su visión, deja aquó tu comentario para que así ayudemos a otras mujeres.

obs: En Agosto no estaré escribiendo, pero estaré de vuelta en Septiembre ¡Aguárdenme!
¡Besos dulces!
Catia Rubim

continue reading

miércoles, 30 de julio de 2014

¿Qué te molesta más?- Miedo


Ya hemos hablado de dos complejos, de la timidez y hoy hablaremos del miedo. No el miedo a la oscuridad, pero sí de muchos miedos que han hecho parte de su interior, así como ya hicieron parte del mío.
Cuando yo conocí a Jesús, yo creía que debía ser perfecta, que no podía errar, y nunca nadie me dijo eso, ni el propio Dios exige eso de nosotros, fue algo que yo misma inventé.
Por querer agradar tanto a Dios, yo comencé a tener miedo de errar, de hacer algo que avergonzara a Jesús, y me cobraba mucho cuando eso sucedía.
Muchas personas han vivido dentro de la iglesia rodeada de miedos, y esos miedos la impiden avanzar en su vida espiritual, como persona, como sierva y en todos los aspectos.
Vea si has sido dominada por el miedo:
·      miedo de errar
·      miedo de ser mal interpretada
·      miedo de ser criticada
·      miedo de ser juzgada
·      miedo de ser rechazada
·      miedo de perder

¿Quién puede moverse con tantos miedos? Nadie, la persona queda como si estuviese encadenada, no se puede mover, no consigue actuar, está presa dentro de su propio pensamiento.
Todo en su vida gira en torno al miedo, muchas no hablan, no expresan su opinión, no toman actitudes, no es porque son tímidas y sí por miedo de todo lo que ya mencioné arriba.

Libérese de esos miedos mi amiga, Jesús no nos llamó para ser esclavas y sí libres. No tenga miedo de ser usted misma, de errar, ¿Cuál es el problema? Aprenda de sus errores y siga en frente, no se martirice, no se castigue, ve y no lo hagas más, sólo eso.
Sea libre de todo peso, de todos los miedos. La solución está en Dios y en su fuerza de voluntad.
Próximo miércoles hablaremos de la inseguridad.
Y usted, ¿qué miedo carga? Deje su comentario.




continue reading

martes, 29 de julio de 2014

De hijo para hijo



Hola queridas amigas, este mes leí un libro del Obispo Macedo que AMÉ de verdad, y en este libro resume claramente qué es el Nuevo Nacimiento. Amigas, aconsejo a todas ustedes a leer este libro: El Nuevo Nacimiento.

Lean conmigo este pequeño párrafo que saqué del libro: “Nadie nace hijo de Dios o se torna hijo de Dios por causa de un simple bautismo siendo niño, y mucho menos por ser hijo de un creyente o hasta mismo de un pastor.”

Es exactamente lo que yo siempre pensé y he escrito en varios posts. No es solo porque soy hija de obispo que automáticamente nací de Dios. Y eso sirve para hijos de miembros, hijos de obreros, hijos de pastores y de obispos. No sirve de nada que  nosotros queramos apoyarnos en lo que nuestros padres son; ellos son ellos y cada uno de nosotros tenemos nuestra vida individualmente. Y no sirve apenas basarnos en aquello que ya sabemos, ya oímos hablar y estamos cansados de saber, ¿de qué sirve la teoría sin la practica? Ser hijo de pastor es un gran privilegio, pero exige de nosotros también, mucha sabiduría y vigilancia para que no seamos engañados por el tiempo de Iglesia o por el mucho saber. Nuestra salvación y nuestro nuevo nacimiento es algo que debemos buscar individualmente, independientemente si somos hijos de pastores o no. Entonces amigos, ¿usted ya nació de nuevo? ¿Ya tuvo su encuentro con Dios?

Si usted es un hijo de pastor, pero aun no nació de Dios, no tiene la certeza de su salvación, pero tiene el deseo de conocer a Dios, entonces amigos, aquí usted tiene una amiga que le ayudará, de hijo para hijos jeje, a recibir la mayor bendición de su vida.

Mi primer consejo es: Empiece hoy mismo a leer el libro: El Nuevo Nacimiento del Obispo Macedo. Pero léalo con calma, página por página, escuchando la dulce voz de Dios, pues con certeza, El hablará con usted. Voy a dejar aquí un poquito de lo que leí y me llamó mucho la atención (en realidad yo subrayé casi todo el libro jijiji):

“Si el cristiano no se importa con su mala conciencia y convive con ella, aun cumpliendo otras obligaciones religiosas, aun así  es cierto que, tarde o temprano, él naufragará en la fe y perderá la Salvación.”

¡¡Amigos es muy fuerte este libro!! No dejen de leer, es una tareíta J.

Quería pedirles que a medida que vayan leyendo el libro, dejen aquí en los comentarios la parte que más le llamó la atención, ok?

Dios me los bendiga mucho y hasta martes que viene.
Many kisses
Juliana Furucho


continue reading

lunes, 28 de julio de 2014

Al encuentro de Jesús 5- ¿Qué es entregarse de cuerpo, alma y espíritu?


 Muchas personas siempre hacen esa pregunta, no saben cómo hacerlo.
¿Qué es entregarse a Dios por completo, cuerpo, alma y espíritu? Es entregarse sin reservas, con sinceridad, incluye el despedirse de las viejas vestiduras, sacrificar.

Veamos:
*Entregarse de cuerpo, es que niegues tus voluntades y deseos carnales, todo lo que tu carne pide y que va contra la voluntad de Dios. No permitirás más que tus voluntades te dominen, tú las dominarás.

*Entregarse de alma, es que luches contra tus emociones y sentimientos. Cuando vienen las dudas, debilidades, inseguridades, usa tu fe, no vivas por las circunstancias y sí por la fe.

*Entregarse de espíritu es entregar todo tu ser, tus sueños, pasado, voluntades, futuro, secretor y todo, sin guardar nada.

El resultado será la certeza que Dios está contigo. El nuevo nacimiento te da la oportunidad de comenzar una nueva vida sin importar tu pasado y quién fuiste.
Si conquistas eso, lo demás vendrá por añadidura, pero si conquistas todo lo demás y no tienes a Dios, nuca serás completa y realizada, en la realidad te faltara todo.
¿Qué te alta para que te entregues por completo?


continue reading

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...