jueves, 21 de julio de 2016

Todo cuidado es poco



Hola chicas, ¿todo bien? Creo que ustedes ya notaron que comencé a escribir sobre algunos temas para alertar sobre los peligros que el joven enfrenta. Escribí sobre la música y los juegos, y hoy voy a hablar sobre: Televisión.
Pero antes de escribir sobre TV, me gustaría reforzar un poquito el tema de la semana pasada. ¿Ustedes vieron las noticias sobre Pokemon Go? ¿Vieron cuántas cosas malas ya sucedieron por causa de ese juego? Así es, y una vez más Dios nos muestra que tenemos que tener cuidado con las ofertas de este mundo.
Y ese cuidado debemos tener inclusive con lo que miramos. Hoy en día los programas de TV son muy explícitos. Lo que antes no se mostraba, hoy es banal. Lo que antes era inmoral, hoy es natural. Disculpen amigas, pero voy a hablar sobre “Games of thrones” que es una fiebre. Vi una propaganda donde todos se ponían en contra de la muchacha que no veía “Games of thrones”, dando una idea de que, quien no la ve, es una vergüenza. Pero esperen un poco, ¿qué tiene de bueno esa serie? ¿Mujeres y hombres desnudos? ¿Traición? ¿Sexo? ¿Guerras? Y qué se yo cuántas cosas más. ¿Eso es Bueno? ¡Claro que no! Eso solo contamina la cabeza de quien lo ve. 
Puede ser que haya alguien que diga que soy radical y exagerada; sorry amigas, pero tengo que hablarle la verdad para ayudarla y soy cuidadosa con mi vida e intento pasar eso a las personas que están a mi alrededor. Piensen conmigo: cuánto más cosas tú erradas ves en la TV, más va a tornarse natural, y la línea de la conciencia que nos hace ver lo correcto y lo equivocado cambia de lugar. Lo que era errado ahora se vuelve correcto, porque de tanto mirar y oír que es normal y que no tiene nada de malo, tu conciencia también acabará aceptándolo como algo normal. Ahora, ¿de quién es esa estrategia? Del diablo, ¡claro! También hay una serie llamada “Orange is the new Black”, donde tener relaciones entre mujeres es supernatural. ¿Se dieron cuenta que lo que el diablo quiere es contaminar nuestra mente con cosas malas haciéndonos pensar que son normales? ¿Percibieron que por ver tanta droga, bailes, sexo y desnudez en la TV, los jóvenes están comenzando a drogarse, beber y tener una vida sexual activa cada vez más precoz? ¿Y qué es lo que ha sucedido? Niñas embarazadas consecuentemente sin perspectiva para el futuro, el niño  nacerá sin una familia, criada por el mundo, jóvenes en el trafico de drogas… ¿Y eso qué tiene de malo? Se preguntará el mundo. Para mí tiene todo de malo. No fue eso lo que Dios ideó para el ser humano, quien quiere ver la destrucción de la gente y de la familia es el diablo y él ha usado esas armas para alcanzar su objetivo. Cuanto más una persona ve sobre sexo, desnudez, traición, falta de respeto, homosexualidad, engaños, bebidas alcohólicas, diversión en los bailes, etc, su mente va a tener más ganas de hacer esas cosas, tu subconsciente te va a pedir sobre eso que estás viendo en la TV que aparentemente trae alegría, tu carne va a clamar…
Y qué hacer entonces: evitar ver esas cosas que no sirven. Dejar de mirar las series que solo tienen lo que le agrada al diablo. No mires lo que el mundo dice que es bueno. Si a ti te gusta la TV, mira lo que te hace bien, como la novela Tierra Prometida. Mira películas evangélicas, o canales culturales que te enseñarán algo útil, o, mejor no mires TV y lee un buen libro, lee la Biblia, mira las reuniones de la Iglesia en Univer… sé que parece radical, pero no es; es mejor guardarse, vigilar y cuidar tu fe, que dejarse llevar por lo que el diablo sugiere todos los días, con un único objetivo: apartarte de la pureza, de la santidad, y de la presencia de Dios. Yo me pregunto: ¿será que Dios puede hablarle a una mente llena de las cosas ofrecidas en televisión, imágenes sensuales y lujuriosas? ¿Dios podrá estar allí? Claro que no, porque Dios es pureza, santidad y no va a compartir su espacio con una mente contaminada, por eso te aconsejo que vigiles qué miras, para que te mantengas santa y pura para Dios, ¿ok? Lean Mateo:18:8
Espero haber ayudado y vamos a practicar amigas. Un beso grande a todos y que Dios las bendiga.
Juliana Furucho
 
Traducido por: Milena Pignatta

continue reading

viernes, 8 de julio de 2016

¡Respete las emociones de sus hijos!



Hola queridas ¿todo bien? Vamos a reflexionar si hemos estado realmente atentas a esas emociones y si las valorizamos.

Olá queridas tudo bem? Vamos refletir se temos de facto estado atentas a essas emoções e as valorizado.

Como está ligado con la salud emocional de su hijo (a), comenzaremos reflexionando sobre tres razones por qué los padres deben preocuparse en criar un hijo (a) emocionalmente saludable:
1) Nuestras emociones determinan la calidad y el significado de nuestra vida.

2) Nuestras emociones influyen cada aspecto de nuestra vida.

3) Nuestras emociones nos ayudan a definir nuestros valores.

Por lo tanto, podemos afirmar que el éxito o el fracaso en la vida dependen de nuestro estado emocional.
Y con los niños no es diferente, ya que ellos ni saben aún hacer la separación de la razón y de la emoción.
Los padres deben recordar que el sentimiento está siempre vinculado al valor que damos a las cosas o a las personas. Aquello que para los padres no significa mucho, para el hijo puede tener un valor especial. Por ejemplo, una conversación, un amigo, un animal de estimación, una bicicleta, un juguete, un paseo que no salió bien, etc. Todo eso puede tener mucho valor para un hijo. Los padres que ejercen su misión con esa conciencia, nunca juegan con las lágrimas de su hijo. Ya vi niños y niñas llorar intensamente por la muerte de un cachorro que fue atropellado, otros por causa de una pelota que perdieron y otros por causa de una cometa que se cortó y salió volando.
¿Cómo deben reaccionar delante de las lágrimas de los hijos que lloran por algo que, en la concepción de un adulto, puede ser "banal"?  Nunca obliguen a sus hijos a reprimir sus emociones, "tragándose" el llanto y menospreciando sus sentimientos. Descalificar las emociones de un hijo pueden provocar un trauma, haciendo que él se cierre y nunca más demuestre sus sentimientos. Esa es una de las causas por la que muchos adultos han tenido dificultad en expresar sus emociones ¿Usted respeta los sentimientos de su hijo?
Ya vi personas que consiguen notar todos los sentimientos y expresiones en los hijos de otros, pero en sus hijos nunca ven nada. Cuidado con sus reacciones, pues los niños son todos diferentes y lo que para uno puede no hacer ninguna diferencia, para otra puede hacer toda la diferencia.
Sea sensible para entender cada uno según a su necesidad y deje que el niño sea quien es. No reprima a su hijo (a), más temprano  o más tarde se arrepentirá, pues a su tiempo se revelará un comportamiento totalmente opuesto al que usted desearía.
Nunca debemos ridiculizar a los niños al punto de hacerles pensar que lo que dijeron o hicieron no tiene ningún valor, usted estará de esa manera estará contribuyendo en formar un adulto inseguro y cerrado.
Por eso, muchos piensan que un buen comportamiento es que el niño sea muy quieto y sosegado, mientras que generalmente ese tipo de comportamiento viene de niños oprimidos o reprimidos.
Claro que no son todos, pero usted debe analizar qué tipo de madre ha sido al punto de no dejar que su hijo sea quien realmente es o desea ser.
Y sirve también para quien no es madre, pero trabaja con los niños, pues debemos saber lidiar con todos ellos, valorándolos, amándolos, haciéndolos sentir el niño más especial de este mundo.
Si pasó por alguna experiencia o le ayudó, deje aquí su comentario.
Besos dulces
Cátia Rubim

continue reading

jueves, 7 de julio de 2016

El césped del vecino



¿Por qué ella puede y yo no? ¿Por qué ella tiene cabello lacio y yo no? ¿Por qué mis padres no son como los padres de fulana? ¿Por qué le dieron a ella tal responsabilidad y a mí no?

¿Se dieron cuenta que en el mundo las comparaciones son cada vez mayores? Se compara el físico, condición financiera, escolaridad, inteligencia, ¡inclusive la familia! Es una manía que viene enraizada en nosotros y creo que muchas veces es originada en la infancia cuando la madre dice: “¿Por qué tú no eres como tu hermano que se porta bien?” O, “¿Por qué no eres como tu prima, tan inteligente y esforzada en la escuela?” Ya crecemos siendo comparados. Desde ahí comenzamos a comparar nuestra merienda en la escuela, comparamos el cabello de la amiguita, comparamos la mochila, el zapato, y a medida que crecemos, vamos comparando mucho más. Inclusive, muchos hijos les reclaman a sus padres por no tener las mismas cosas que tienen sus compañeros. Nadie quiere tener o ser inferior en la escuela. ¿Pero de dónde viene eso? De la comparación.

Compararnos con los demás nos lleva a los dos extremos: o nos ponemos tristes por no ser/tener lo que fulano tiene o nos creemos “más” porque pensamos que tenemos/somos mejor que fulano. ¿Pero sabes cuál es el problema de la comparación? Que nos lleva a la competitividad y por eso el mundo está como una selva, uno queriendo ser mejor que otro para mostrar que puede. Qué triste realidad es la que vivimos. Si la gente en vez de querer ser mejor que otra, extendiese la mano para ayudar (inclusive dentro de la Iglesia), el mundo no sería el caos que es hoy.

Paremos de comparar la inteligencia. No más comparaciones de biotipos, somos lindas de la maneras que somos y tenemos que aprender a amarnos así; claro que nos vamos a cuidar de la mejor manera posible, pero no para compararnos con nadie, sino porque somos el Templo del Espíritu Santo y queremos agradar-Lo. Basta de comparar con los demás lo que tenemos y lo que no tenemos. No más frases como: “Ella tiene y yo no. Ella es más bonita que yo. Él es más inteligente que yo. La madre de ella es más buena que la mía. El marido de fulana es mejor que el mío”. Estas frases solo traen frustración y parece el hablar de una persona envidiosa y despechada. ¿Sabes lo que tenemos que hacer? Mirar solo para Jesús y para nosotras mismas. Seamos todas mejores personas porque queremos agradar a Dios. Busquemos estudiar y ser inteligentes para ser más útiles en las manos de Dios. Oremos y luchemos por nuestra familia porque son almas y queremos lo mejor para ellas. Lucha por tu vida financiera para que puedas ser testigo vivo del poder de Dios y tener condiciones de ayudar a la Iglesia para llevar la Palabra de Dios hasta los confines de la tierra. Esforcémonos para ser buenas siervas, no para llamar la atención de nadie y muchos menos para alcanzar un puesto, sino para ser usadas grandemente por Dios para la salvación de muchas almas. ¿Notaron la diferencia? Cuando comenzamos a mirar las cosas por ese ángulo, todo es mejor, tenemos más tranquilidad y paz y así no damos lugar para que el diablo coloque envidia, tristeza, decepción, frustración o hasta misma colocarnos contra Dios, pues muchos por haberse comparado con los demás, terminan echándole la culpa a Dios por no haber conquistado todavía lo que desean, así como fulano conquistó; pero en realidad, el error no está en Dios. Cuando tenemos ojos para nosotras mismas, conseguimos ver dónde precisamos cambiar, lo que nos falta para ser mejores y es ahí que Dios puede actuar en nuestra vida, pues así estaremos atentas a Su voz. Les dejo un consejito más: No compares a los demás, pues así como no nos gusta cuando nos comparan, tampoco debemos comparar. Entonces, comencemos ahora, no más comparaciones, ¿ok? ¡Mire solamente para Jesús y para usted misma!
Basta de creer que el césped del vecino es más verde que el suyo, cuide de su césped sin mirar el de él jejeje. Un beso a todas y hasta la semana que viene.
Juliana Furucho

Traducido por: Milena Pignatta

continue reading

lunes, 4 de julio de 2016

Ejemplo de siervo – Él era sumiso




“Yendo un poco más allá, se postró en tierra y empezó a orar que, de ser posible, no tuviera él que pasar por aquella hora.  Decía: « Abba, Padre, todo es posible para ti. No me hagas beber este trago amargo, pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú.»”
Marcos 14.35,36

Muchos son aquellos que quieren hacer la obra de Dios, pero según sus voluntades. No son ellos los que se someten a la voluntad de Dios y sí Él quien se somete a sus deseos y caprichos.
Muchos realizan inúmeras oraciones solamente pidiendo y haciendo exigencias, “yo quiero eso; y que se haga así; quiero esta responsabilidad; quiero hacer la obra en tal país; quiero que mi marido cuide de tal iglesia; ¡quiero porque quiero!”
Vea que no leyó “quiero hacer Su voluntad y que ella se cumpla en mi vida”.
El Señor Jesús iba a pasar momentos angustiantes y terribles, además, por llevar los pecados de la humanidad, Él iría a tener una separación con el Padre y eso sería el peor momento. Él pidió que si fuera posible, que Dios no permitiera que Él pasara por aquello, pero en ese momento dijo: “no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tu”.
Y aquí está la gran diferencia entre el siervo de Dios y el que se sirve a sí mismo.
Reflexione si su comportamiento ha sido el de una verdadera sierva de Dios y cuáles han sido sus reacciones cuando:

-       Es contrariada en la Obra de Dios
-       Las cosas no salen exactamente como usted desea
-       Usted quiere una cosa y Dios determina otra totalmente diferente
-       Usted oró por un propósito y no sucedió, pues la voluntad de Dios para su vida no era esa.
-       Usted contaba con algo que no sucede.

¿Usted tiene fe para hacer la misma oración que Jesús hizo? ¿O no está dispuesta a renunciar a su voluntad? Piense bien, pues lo que Dios quiere o planea, a veces es muy diferente a lo que usted imagina o desea!
¿Está dispuesta a someterse?

continue reading

lunes, 27 de junio de 2016

Ejemplo de siervo – Él era accesible, nunca rechazó a nadie




“Luego Jesús, conociendo en sí mismo el poder que había salido de él, volviéndose a la multitud, dijo: ¿Quién ha tocado mis vestidos?
 Sus discípulos le dijeron: Ves que la multitud te aprieta, y dices: ¿Quién me ha tocado?
Pero él miraba alrededor para ver quién había hecho esto.
Entonces la mujer, temiendo y temblando, sabiendo lo que en ella había sido hecho, vino y se postró delante de él, y le dijo toda la verdad.
Y él le dijo: Hija, tu fe te ha hecho salva; ve en paz, y queda sana de tu azote.”
Marcos 5:30-34

La mujer hemorrágica tenía miedo de explicar acerca del milagro que ella había recibido, ya que por la ley judaica, ella no debería estar allí en medio de la multitud, ella era considerada inmunda por el flujo de sangre que padecía.
Jesús no la juzgó, al contrario, Él admiró y elogió su fe.
Nuestro ejemplo de Siervo siempre estaba enfocado en socorrer a los afligidos, siempre colocaba la vida de las personas por encima de cualquier cosa.

¿Cómo es usted delante de las situaciones inusuales? ¿Usted acostumbra ser misericordiosa, comprensiva o juzga rápidamente a las personas?
¿O será que usted ha sido parcial? Con quien usted se identifica y admira se comporta con paciencia, compasión, comprensión, y con quien no le agrada tanto usted es dura e implacable.
¿Ya se preguntó si usted causa miedo en las personas? ¿Usted es accesible para que se aproximen y le pidan ayuda, o aleja a las personas con su manera de ser y actuar?
Tal vez las personas se sienten rechazadas sólo por la manera en la que usted las mira o las trata.
La mujer hemorrágica sintió miedo por estar infringiendo la ley, no miedo de Jesús.
Debemos siempre meditar en cómo es nuestro comportamiento en toda y cualquier situación, pues Dios nos prueba en cada una de ellas.
No puedo pensar que Dios se agrada cuando soy justa con ciertas personas si al mismo tiempo soy injusta con otras.
Nuestro carácter tiene que reflejar el carácter de Dios para con todos, de ningún modo nuestro mal comportamiento de las personas puede influenciar en el mío, al punto de actuar como ellas.
Piense y vea si usted ha sido la mismo con todos, o si ha rechazado a alguien que necesita de su ayuda, atención, paciencia y comprensión.
Si ha actuado así con alguien, aproxímese a esa persona y haga como Jesús, dé su mejor para ella.
El Señor Jesús fue atento con aquella mujer, la comprendió y la ayudó resolviendo su problema.

continue reading

jueves, 23 de junio de 2016

¡Qué chillona!



Esta semana vi un video del obispo Renato Cardoso para los IntelliMen, donde él hablaba de la importancia de ser hombres fuertes, varoniles, y no llenos de emociones. Pero cuando vi el video, me quedé pensando en las mujeres, y cuánto sirve ese mensaje para nosotras también.

En los días actuales, como el obispo menciona, el mundo está muy afeminado, lo que lleva a las personas a ser muy sentimentales y chillonas. Vamos a analizar si es verdad esa afirmación: si alguien no da buen día, rápidamente viene el mal pensamiento: “qué grosera, no dice buen día, yo tampoco le voy a decir”. Si a alguien le llaman la atención, enseguida: “No era necesario hablar así, las cosas no fueron bien así, ya no me cae bien esa persona”. “Sabía que a ella yo no le caía bien y por eso me persigue”. Si alguien te mira un poco más serio, enseguida. “¿Por qué me miró así? ¿Estaré mal vestida? ¿Seré fea?” Si una mujer bonita y bien arreglada pasa, rápidamente: “qué agrandada, se cree la linda, se hace ver y es una ridícula” (En realidad ella se siente menos por la belleza de la otra). Si inventan una calumnia o hablan mal de ti, enseguida: “qué injusticia, ya le voy a pedir explicaciones a esa fulana mentirosa, me las va a pagar”. Y así sucesivamente. ¿Notaron cómo los sentimientos están a flor de piel? ¿Percibieron que las personas están cada vez más emotivas y menos fuertes? ¿Y sabes quién gana con eso? El infierno. Allá está lleno de personas sentimentales que no vencieron su carne.

¿Cuántas personas conoces que salieron de la Iglesia porque sucedió alguna cosa que no fue de su agrado, o creyó que dentro de la Iglesia no podría haber “ciertos tipos de personas”, que tal vez fueron injuriadas o reprendidas en un tono más fuerte? ¿Cuántas personas abandonan la fe simplemente porque dejaron que el sentimiento hable más fuerte? El diablo ha usado esa arma cada día que pasa con más fuerza. Descubrió la debilidad del ser humano. ¿Y cómo podemos vencer eso? ¡Siendo fuertes! ¿Cómo? Si no hablan contigo, habla con esa persona. Si tu amiga te traicionó, ora por ella. Si te reprendieron fuerte, da gracias a Dios porque alguien cuida de ti. Si tu compañera fue bendecida, alégrate por ella en vez de dejar que el sentimiento de la envidia domine tu corazón. Si tu amiga fue levantada a obrera primero que tú, ponte feliz por ella y cree que tu hora también va a llegar.

Sé que nosotras, las mujeres, tenemos un puntito a más de emoción que los hombres, pero tenemos que luchar diariamente en contra de eso si queremos agradar a Dios y hacer un bien a nosotras mismas.
Busco ser fuerte todos los días. Busco vencer a mí misma. Busco ser fuerte para mantener mi salvación y no caer en la trampa del diablo. Ese maldito siempre va a usar esa arma para alcanzarte. ¿Te acuerdas del consejito de los 10 segundos? Pues bien, sirve aquí también. Siempre que precises, para, piensa, ora y medita para ver si estás siendo llevada por las emociones. Y si surgieran situaciones que quieran llevarte al sentimiento, se fuerte y actúa al contrario. Vamos a practicar esto y seguramente seremos mujeres más fuertes, menos emotivas y chillar.  El secreto amigas, es mantener una comunión íntima con Dios, así, Él nos muestra las trampas del diablo, nos da fuerzas para vencer nuestros yo  y nos ayuda a mantener nuestra salvación. Invierte en esta comunión.

Sigo orando por cada una de ustedes y estoy segura de que Dios hará la Obra en su vida. USE SU FE y no dude y usted recibirá el Espíritu Santo.

Que Dios me las bendiga mucho. Un beso grande y nos vemos semana que viene.
Juliana Furucho

Traducido por: Milena Pignatta.





continue reading

lunes, 20 de junio de 2016

Ejemplo de siervo – La obra Lo consumía




“Luego entró en una casa, y de nuevo se aglomeró tanta gente que ni siquiera podían comer él y sus discípulos.” Marcos 3:20

La cantidad de afligidos era tanta que Jesús y Sus discípulos no tenían ni siquiera tiempo para alimentarse. Su dedicación en favor de los sufridos era incesante.
El placer del siervo es servir, si hay alguno que no le gusta servir entonces aquel no es siervo.
A muchos les gusta servir de la manera que le conviene o le agrada, sin salir de su zona de confort, sin ser contrariado, o en algo que no exija mucho de ellos.
El verdadero siervo está dispuesto a ser usado por el Señor según Su voluntad, aunque lo que le pida pueda contrariar sus voluntades o deseos.
Hacer sólo lo que nos agrada es muy fácil y da placer, y casi nunca Dios le pide lo que le traiga mucha comodidad, sino lo que Él cree necesario para Su obra, que es al mismo tiempo para su vida y así poder tornarla una mejor sierva.
Cuando el siervo quiere elegir, ya muestra que no tiene espíritu de siervo. Imagine si todos los siervos quisieran servir en el salón de la iglesia ¿quién cuidaría de los niños?
Jesús no eligió venir al mundo para ser humillado, maltratado, despreciado y morir por todos los pecadores, pero Él cumplió con la misión que el Padre le confió.

¿Usted está dispuesta a cumplir con la misión que Dios le dio?
-       En la iglesia que frecuenta (ya sea en la evangelización, limpieza, EBI, FJU, atendimiento)
-       En su casa con su familia
-       Sirviendo a  las autoridades espirituales (normalmente no hay dificultad en eso)
-       Sirviendo a sus subordinados (aquí ya observamos una cierta resistencia)
-       Sirviendo al pueblo de la iglesia

El siervo de Dios sirve a todos de igual modo y con la misma dedicación, los siervos de sí mismos sirven a aquellos que le pueden dar algo a cambio.
¿Cómo ha sido su dedicación en la obra de Dios? ¿Usted ha tenido placer en servir o hace todo como si fuera mera obligación?

continue reading

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...