jueves, 17 de agosto de 2017

Mi historia 3: “La joven soñadora”



¿Ya ha oído hablar de príncipes, caballo blanco, mariposas y el atardecer? Yo era una muchacha soñadora, me gustaba leer cuentos de princesas y quedar escuchando música en el jardín de mi casa, imaginando al príncipe encantado ¡Realmente mi imaginación volaba lejos! ¡Las historias eran siempre las mismas, la doncella en peligro era salvada por el lindo príncipe y cargada por él en un caballo blanco rumbo al castillo!

A partir de este punto, las niñas comienzan a desear que acontezca de ese modo. Entonces ella “despierta” y ¡no ve nada de aquello! ¿Eso significa que no podemos soñar? No exactamente, desde que sepamos diferenciar la realidad de la fantasía ¡Y es que muchas no saben y por eso sufren! ¡Como yo que vivía soñando en un mundo imaginario!

Recuerdo que me gustó un muchacho que nunca gustó de mí, pero sólo de verlo a lo lejos yo quedaba feliz. Si el me veía, yo sentía que había ganado el día ¡Me contentaba con tan poco! Vivía en aquella ilusión de que un día podría ser posible ¡Pero nunca lo fue!

Cierta vez, una amiga hizo una fiestita en su casa y me invitó, cuando llegué allá estaban varias amigas mías y algunas personas que no hacían parte de mi círculo de amistades.

¡Pero algo inesperado estaba  por acontecer! Recuerdo que en ese día un muchacho me llamó para bailar, yo ni sabía bailar jajaj, ¡pero él era lo mejor rsrs! Yo acepté, al final estábamos entre amigos, en un ambiente familiar ¿Por qué no?
Fuimos cada uno para su casa, ¡y recuerdo que comencé al día siguiente a hablar de él con mi mejor amiga! Nosotros nunca habíamos hablado antes, pues él no hacía parte de mi círculo de amigos. Mientras tanto su hermana estudiaba conmigo y eso me facilitó las cosas. Yo no hable de mi interés con él, pero su hermana sabiéndolo, fue y le comentó.

En la época yo y su hermana también bailábamos folklore (danzas típicas de Portugal) en el centro recreativo de mi ciudad. Los ensayos eran todos los sábados y para mi sorpresa, él comenzó a participar. Eso significaba algo, él estaba yendo para verme, ¡yo era el motivo por el cual él estaba allí! Yo veía que él era diferente, no era “bobo” como algunos chicos que estudiaban conmigo, él era más serio, más maduro. Después de algunos meses que comenzamos a ser novios, recuerdo hasta hoy el lugar donde el me lo propuso, yo acepté y él grabó en un árbol nuestros nombre, dentro de un corazón, rsrs.
Quieren saber quién es, ¿no es así? Esa persona es Joaquín, con quién me casé cinco años después, pero de eso hablaré más adelante.
¡Ahora yo tenía novio! Aparentemente tenía todo, padres que me amaban y me cuidaban, mi hermana, un novio, no tenía falta de nada materialmente hablando, estudiaba, iba de vacaciones en el verano, aparentemente todo bien. Pero los conflictos interiores continuaban allí, el vacío dentro del pecho que no era llenado con nada.
¿Usted también se siente así? ¡Escriba en los comentarios cómo se siente! Aproveche para hacer el Ayuno de Daniel, el Espíritu Santo es El único que puede llenar ese vacío. No existe cosa o persona que tenga esa capacidad, solamente Él ¡Cuando reciba el Espíritu Santo nunca más sentirá ese vacío dentro del pecho!
Mientras tanto, al completar 16 años una noticia llegó y no era algo bueno, pero hablaré de eso en el próximo post.
Foto: Joaquim y yo





continue reading

domingo, 13 de agosto de 2017

Mi historia 2: “La nube negra”



Yo estaba creciendo, ¡llegue a mi adolescencia! ¡Era una nueva fase, pienso que en ese momento de nuestras vidas quedamos más curiosas y paramos a observar más  todo nuestro alrededor! Y yo no era diferente, comencé a observar mi cuerpo y a verlo con malos ojos.
De repente, ya no quería usar faldas, shorts, blusitas sin mangas, nada que mostrara mi cuerpo. Yo era muy flaquita y comencé a compararme con las otras muchachas de mi edad, que tenían un cuerpo más “desarrollado” y eso me trajo complejos. Sí amigas, mi archi-enemigo de la adolescencia fueron los complejos de mi apariencia.
 No importaba si me decían que mis ojos eran lindos y expresivos, mi sonrisa encantadora o mi cabello lindo y fuerte ¡Eso a mis oídos eran apenas “piezas sueltas” que no hacían la menor diferencia en un todo! Yo pensaba que mi familia hablaba para agradarme, que no estaban siendo sinceros.
Comencé a dar trabajo para vestirme, no quería usar ciertas ropas que mi madre creía que yo debería usar, yo simplemente quería esconder lo que creía que era feo.
Recuerdo que era vanidosa, me gustaba comprar ropa, pero siempre con esos cuidados ¡Nada de mostrar piernas y clavículas! ¿Para qué mostrar mis rodillas “tuertas” (no eran así) o mi clavícula saliente? ¡Era así que yo decía! La manera en la que yo me veía no era nada buena.
Para agravar la situación, mi primo me decía “Olivia palito” y una amiga de mi hermana decía que yo tenía “ojos de sapo” porque eran grandes, kkkk. Hoy me rio, pero en aquella época lloraba rsrs ¡Qué triste es ser insegura!

Imaginen que hasta pensaba que nunca me iba a casar, pues ¿Qué muchacho miraría para mí?
Como si no bastase ser insegura, ahora yo también era una joven acomplejada y tímida. Un problema trajo otro. No me gustaba ser evidente, no quería ser el centro de las atenciones, no quería que todos me miraran en conjunto. El sueño de muchas chicas es ser popular, ¡estaba lejos de ser el mío!
Aunque me gustara participar de todas las actividades, yo no quería llamar la atención.
Eso fue un peso que cargué en mi adolescencia, no hay nada peor que no sentirse bien consigo misma, no amarse ni valorizarse.
Sentirse inferior a las demás jóvenes era un sentimiento que realmente no quería tener, pero él estaba allí, todos los días él estaba allí. Y todos los días estaba en mi capullo.
Pero a mis 15 años, ¡Algo inesperado aconteció! ¡Espere para saber en el próximo post! ¡Controlen la curiosidad!
Hoy quedo pensando cómo el diablo trabaja de manera sigilosa en la mente de las jóvenes para tenerlas bajo el dominio del mal, oprimidas e infelices. Y cómo los amigos y familiares deben tener cuidado con las palabras dichas, pues no tienen idea cómo ellas influencian en el comportamiento de la joven y lo que ella piensa a su respecto.
Y usted, ¿tiene o ya tuvo esos conflictos interiores? Hoy comienza el Ayuno de Daniel, gran oportunidad para usted recibir el Espíritu Santo y verse libre de todos esos sentimientos y pensamientos que la aprisionan.
¡Aprovechen la oportunidad!






continue reading

viernes, 11 de agosto de 2017

Mi historia 1: “Creando raíces”


foto: yo (izquierda) con mi hermana (derecha)   

Hola queridas, ¡hoy daré inicio a mi historia! Hablaré un poco de mi infancia para que usted comprenda las situaciones que viví más adelante.
Recuerden que no estaba aún en la iglesia, eso sólo sucedió a mis 16 años.
Yo recuerdo que era una niña feliz, tenía una familia que me amaba y me cuidaba muy bien, tenía amigos y no me faltaba nada, todo parecía estar en orden. Yo era una niña normal que sonreía, jugaba bastante, me sentía amada y protegida.
Mientras tanto, no todo era un mar de rosas. Mis padres tenían algunos problemas en su matrimonio y eso me afectaba, no me gustaba verlos molestos. Eso me traía inseguridad y miedo de que se separaran, en realidad sólo el hecho de pensar en esa posibilidad me dejaba aterrorizada, no podía imaginar vivir sin uno de los dos.
Cuanto comenzó la fase de mi adolescencia, entré con miedo de expresarme delante de desconocidos e insegura.
Parece que aquellos problemas me habían afectado más de lo que yo podría imaginar, en la realidad ellos comenzaron a influenciar en la manera que yo me sentía y en mi comportamiento. Yo buscaba ser una niña obediente, era estudiosa, nunca les di trabajo a mis padres.
Comencé a tener una postura de “apaciguadora”, si ellos peleaban yo intentaba intervenir, calmar los ánimos y mantener la paz.
Siempre hice de todo para ayudar a mi madre, hasta en los quehaceres de casa, yo no quería verla triste, en lo dependiera de mi ella no lo sería. Pienso que en mi subconsciente yo intentaba compensarla.
Hoy sé que mis inseguridades y miedos, que duraron hasta que conocí al Señor Jesús, resultaron de esa situación. Sin saber, ¡yo estaba creando raíces!
Recuerdo que en los meses de verano cuando íbamos de vacaciones eran mis preferidos, no sé por qué pero durante ese tiempo las cosas mejoraban entre ellos, parecían más felices ¡Era todo lo yo quería! Así la diversión era con fuerza, kkkk mi corazón quedaba más sosegado y me sentía más segura.
Yo no sabía  lidiar con los problemas, ningún niño sabe, ella apenas intenta adaptarse.
Pero algo estaba listo para comenzar dentro mío, lo que empeoraría la situación, ¡era como una nube negra sobre mí! ¡La adolescencia no llegó solita!
¡Hablaré de eso en el próximo post!



Yo con 2 o 3 años

Yo con 7 años






continue reading

domingo, 6 de agosto de 2017

¡Novedad en el blog! ¡Nueva serie!



¡Hola queridas!  Estaré dando inicio a una nueva serie, aquí en el blog, titulada “Mi historia”.
Estaré compartiendo con ustedes mi caminata con Dios desde mi comienzo en la Iglesia, mis experiencias, desafíos, luchas, actitudes, etc.
Sé que cada asunto la ayudará, pues algunas están ahora dando sus primeros pasos en la fe, otras llevan muchos años en la Iglesia y otras ya sirven a Dios en el atrio o Altar. Podrán acompañar desde mi comienzo, después como obrera y esposa de pastor.
¡Claro que demorará! Intentaré ser detallista en los variados asuntos, para así ayudarlas delante de sus dilemas actuales. 

Estaré publicando los lunes y jueves.
¡Aguardaré su visita por aquí! Por favor comparta con sus amigas.
Si va acompañar esta serie deje su nombre en los comentários y estaré orando por usted.
¡Besitos y que Dios las bendiga infinitamente!
 

continue reading

lunes, 31 de julio de 2017

Huir de la apariencia del mal




“Absténganse de toda apariencia del mal.” 1 Ts 5.22
La apariencia habla mucho por sí sola, y eso en relación con las personas, lugares, comidas, etc.
Usted ciertamente ya observó un plato de comida y dijo: “hum, tiene buena apariencia, debe estar delicioso”, o entonces: “esa comida tiene un muy mal aspecto, no debe estar buena”.
Aun sin probar, solamente por la apariencia, usted consiguió darse cuenta si era buena o mala. Aunque aquella impresión pueda no coincidir con la realidad, casi siempre coincide.
Veamos el significado de la palabra apariencia: Lo que se muestra a primera vista; exterioridad, aspecto, probabilidad.
Cuando Dios dijo que nos privemos de toda la apariencia del mal, significa que cuando observemos la apariencia de las cosas y nos demos cuenta que aquello muestra no ser bueno, entonces no debemos ni “probar”, ni querer experimentar o acercarse. Vea que Dios dijo “absténganse de toda apariencia del mal”, Él no dijo “absténganse de todo mal”, pues si vemos que determinada persona, lugar o situación ya aparenta maldad, ya debemos rechazar aquello antes de llegar al mal.
Voy a dar algunos ejemplos
·      Usted sabe que el muchacho que está coqueteando con usted no es de su misma fe, entonces no le retribuya o comience una relación, al saber que él no conoce a Dios usted ya debe rechazarlo antes de aceptarlo y después sufrir.
·      Todas sus amigas le invitan para ir a bailar a los clubes, pero ¿será que usted no sabe lo que sucede en esos lugares y que usted quedará allí vulnerable? ¿La apariencia es de bien o de mal?
·      Usted ve un grupito de personas chismoseando, la mejor cosa a ser hecha es no juntarse con ellas, de otro modo usted acabará haciendo lo mismo.

Lo mejor que podemos hacer es siempre huir de todo aquello que aparenta ser malo y destructivo para nuestra vida y para nuestra fe. Si no lo hacemos, acabaremos por cometer el mal y desagradar a Dios con nuestras actitudes.
Y usted, ¿ ha huido de la apariencia del mal?

continue reading

jueves, 27 de julio de 2017

¿Tiene miedo de perder?



Pero los principales sacerdotes acordaron dar muerte también a Lázaro, porque a causa de él muchos de los judíos se apartaban y creían en Jesús.” Juan 12:10-11

Nos deparamos en estos versículos con una conspiración asustadora, y más partiendo de los principales sacerdotes. Hombres que servían a Dios, guiaban al pueblo y eran conocedores de las Sagradas Escrituras, estaban planeando matar a dos hombres, al Señor Jesús y Lázaro.
Ellos que tanto “defendían” la ley dada por Dios a Moisés, ahora pretendían infringirla sin ningún remordimiento, ¿o acaso no decía la Ley “no matarás”?
Vemos que la fiesta de la Pascua estaba próxima y muchos del pueblo ya habían llegado a Jerusalén para ser purificados (Juan 11:55). Pero mientras el pueblo se santificaba, los sacerdotes que debían dar el ejemplo, estaban maquinando algo terrible.
El miedo de perder el poder religioso era tanto, que ellos estaban dispuestos a cometer un acto terrible contra quien ellos consideraban una amenaza a sus propósitos.

Es muy triste cuando la persona piensa que es espiritual, siendo totalmente carnal.
Y cuántas personas al sentirse amenazadas de perder una responsabilidad, un título o una posición, comenzaron a hablar mentiras, tener envidia, malos ojos, malicia y hasta difamar a aquellos que ella cree que están ocupando un lugar que debería ser suyo.
Ellas comienzan a tramar el mal contra alguien, cometiendo el mismo error de aquellos sacerdotes.
En ese momento aquello que ella siempre condenó, pues es contra la Palabra de Dios, ahora en un momento difícil de su vida, ¡ella lo está practicando!
Es fácil vivir la fe cuando todo está bien, ¿pero cuáles son sus reacciones en los desiertos de la vida? ¿Usted sigue la Palabra o actúa en la carne, olvidando la Ley de Dios?
Muchos piensan que van a conseguir las cosas espirituales usando medios carnales, y eso es IMPOSIBLE.
No piense que perjudicando a alguien y siendo injusta, usted conseguirá algo de Dios.
Debemos vivir lo que creemos y enseñamos, eso vale para los momentos buenos y malos de nuestra vida.
¡Dios bendiga a todas!

continue reading

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...