martes, 30 de diciembre de 2014

¿Qué es tener buenos ojos?



Hola queridas amigas, ¿cómo están? Hoy es mi último post de 2014 jeje, y espero que Dios pueda hablar con ustedes hoy también.

Esta semana estuve pensado sobre este tema y de la importancia que él tiene para todas nosotras y para nuestra convivencia con las demás personas ¿Usted ya tuvo la experiencia de que alguien llegara a usted para hablar de una persona que usted aún no conocía? Luego usted se encuentra con esa persona, habiendo escuchado cosas negativas acerca de ella ¿Cuál fue su reacción? Tal vez usted se acordó de lo que le dijeron y actuó con cierto miedo de esa persona, ¿no fue así? Ahora, ¿si aconteció lo contrario y le hablaron bien de una persona? Seguramente usted fue con otra actitud hacia ella, ¿verdad? Vean amigas cuánto nuestra palabra puede perjudicar a una persona o no. Si usted habla mal de alguien, usted estará colocando malos ojos en la persona que le oye y haciéndola ver la otra persona con sus ojos, pero, a veces, su opinión no es la más correcta, pues una persona puede cambiar mucho con el tiempo, o quizás, en un momento errado, día errado, ella actuó de una manera errada y usted acabó creando un concepto errado de esa persona y ha pasado eso adelante, pero, ¿será que eso es correcto? Y aunque la persona sea realmente llena de fallas, no somos nadie para apuntar sus errores para los demás. Si no tuviere nada agradable para hablar de una persona, entonces el silencio es lo más aconsejable.

Nosotros, los hijos de pastores tenemos que tener cuidado con lo que oímos,  no debemos tomar actitudes basadas solamente en lo que oímos. Me acuerdo que cuando aún vivía con mis papás y ellos hablaban bien de una persona, yo me quedaba feliz cuando tenía la oportunidad de conocer a esa persona personalmente, pero, cuando alguien me hablaba mal de otra, yo me quedaba con recelo de conocerla. Con el pasar de los años, fui aprendiendo a no actuar más así, pues mucha de las veces, aquella persona de la cual habían hablado mal, acabó siendo una persona linda de conocer y lo que me habían dicho de ella se quedó totalmente en el olvido. Hoy, prefiero conocer a la persona yo misma antes de formar cualquier concepto sobre ella.

Si tenemos buenos ojos, entonces no vamos salir hablando de los defectos de los demás, vamos hablar lo que ellas tienen de bueno. Vamos a romper esa cadena maligna que ha hecho  que todos queden con miedo y recelos, vamos nosotras a empezar la cadena del bien, pues cuando hablamos bien de una persona, haremos que cuando la otra persona la conozca, ella le abra una sonrisa y prontamente le apriete la mano, generando que dos personas pasen un rato agradable, gracias a sus buenas palabras, y así estaremos sembrando la semilla del bien y mientras más semillas buenas sembramos, más buenos frutos tendremos.  Lean conmigo este versículo:

“Hermanos, no hablen mal unos de otros. Si alguien habla mal de su hermano, o lo juzga, habla mal de la ley y la juzga. Y si juzgas la ley, ya no eres cumplidor de la ley, sino su juez. No hay más que un solo legislador y juez, aquel que puede salvar y destruir. Tú, en cambio, ¿quién eres para juzgar a tu prójimo?” Santiago 4:11-12

Bueno amigas, que Dios las bendiga mucho más este Nuevo Año y espero tenerlas aquí conmigo en este 2015 y que juntas podamos crecer, aprender y glorificar aun más el nombre de nuestro Amado Señor. Fue un placer estar con ustedes este año y ¡que venga 2015! Un beso grande a todas y Happy New Year.
Juliana Furucho


6 comments:

Isabel Ponce dijo...

Dios habló conmigo en el día de hoy... Quién soy yo para juzgar a alguien....

Marie dijo...

Sra... a veces sucede que queremos ser vistas con buenos ojos ya que todas tenemos defectos, pero a la hora de que nos toque, no hacemos lo mismo, debemos avaliarnos y saber con que tipo de ojos estamos mirando a los otros , yo creo que debemos mirar de la manera que Dios nos miro .... mirar las virtudes y dejar atras los defectos

Yari dijo...

Este post me hizo recordar experiencias hay un antes y un ahora, en este tiempo se que no soy nadie para hacer juicios sobre las personas. Queda en cada una de nosotras poner por obra lo aprendido.

Emilia Orioni dijo...

Que importante es tener buenos ojos, y cuidar lo que hablamos de los de los demás, No somos nadie para meternos en la vida de nadie, quizás la otra persona tuvo un mal día o erró en algo, pero eso no nos habilita a juzgarlas

cherry morales dijo...

tenemos que tener cuidado cuando una persona se nos acerque para hablar mal de alguien, inmediatamente tenemos que rechazar dicha información para no juzgar y ensuciar nuestros ojos, porque quienes somos para juzgar a los demás.

Erika Miranda dijo...

Tener buenos ojos ,no juzgar a los demás tener cuidado en la manera de hablar , y también no tener malicia hacia la obra de Dios ,mirar con ojos espirituales no dejar una brecha abierta para el diablo.:-)

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...