lunes, 30 de mayo de 2016

Ejemplo de siervo – Él apreciaba




“En Betania, mientras estaba él sentado a la mesa en casa de Simón llamado el leproso, llegó una mujer con un frasco de alabastro lleno de un perfume muy costoso, hecho de nardo puro. Rompió el frasco y derramó el perfume sobre la cabeza de Jesús.
Algunos de los presentes comentaban indignados:
—¿Para qué este desperdicio de perfume? Podía haberse vendido por muchísimo dinero para darlo a los pobres.
Y la reprendían con severidad.
 —Déjenla en paz —dijo Jesús—. ¿Por qué la molestan? Ella ha hecho una obra hermosa conmigo.”  Marcos 14:3-6

El Señor Jesús apreciaba cada gesto de amor y fe que tenían hacia Él. La acción de esta mujer, aunque a los ojos humanos haya parecido un desperdicio o una actitud no necesaria, Él la recibió con agrado, viendo la intención de ella en demostrar su amor, gratitud y consideración.
Con certeza Jesús se conmovió con el aprecio que ella demostró para Él, así como Él apreció, y mucho, su gesto de generosidad.
En la obra de Dios, en casa o hasta en su medio de trabajo, usted convive con varias personas, entre ellas existen aquellas que le expresan gestos de cariño, son sensibles a sus necesidades, le ayudan, y a veces hasta se sacrifican por usted.
Vamos a reflexionar:
-       ¿Consigue apreciar lo que las personas hacen por usted?
-       ¿Usted es agradecida, valoriza el esfuerzo y amor que le demuestran a través de grandes o pequeños detalles? ¿O piensa que no hacen más que su obligación en servirle?
-       ¿A usted le gusta ser apreciada cuando hace algo por alguien, pero tiene mucha dificultad en apreciar?
-       ¿Usted sólo aprecia cuando la persona supera sus expectativas?
-       Las casadas, ¿aprecian a su marido?
-       Las madres ¿Aprecian a sus hijos?
-       Hijos, ¿aprecian a sus padres?
-       Esposa de pastor, ¿usted aprecia a las demás esposas que trabajan con usted?
-       ¿Usted sabe apreciar el esfuerzo del pastor auxiliar que ayuda a su marido?
-       ¿Usted aprecia a su líder?
-       ¿Usted aprecia todo lo que Dios hace por usted?

Apreciar es también servir, pues usted está demostrando a la persona su satisfacción, su agradecimiento y su amor. Esa apreciación provoca una actitud de nuestra parte y eso sirve para que aquella persona se sienta amada y querida.
Al contrario de todos los que estaban en la casa, Jesús supo apreciar ¿Y usted?
Si no acostumbra a hacerlo ¿Qué tal comenzar ahora? Aprecie a alguien, mande un mensaje, agradezca, muestre su cariño, hable, tome una actitud que muestre su apreciación.

¡Besos a todas!

10 comments:

yandri peña dijo...

es cierto este post me ayudo a meditar, sobre mis actitudes con las personas que mas quiero, a veces no se apreciar las cosas que hacen por mi, mas a partir de ahora voy a apreciar hasta el mas minimo detalle de las personas hacia mi.

yandri peña dijo...

es cierto este post me ayudo a meditar, sobre mis actitudes con las personas que mas quiero, a veces no se apreciar las cosas que hacen por mi, mas a partir de ahora voy a apreciar hasta el mas minimo detalle de las personas hacia mi.

micaela coppola dijo...

Es verdad. A veces olvidamos una acción tan sencilla como apreciar. Nuestra familia. Nuestro trabajo. El tiempo libre. Las nuevas funciones en la iglesia. O incluso ser parte del godllywood cuando tantos otros quieren

Anónimo dijo...

Apreciar lo que hacemos, nuestra familia, hermanos en la fe hasta una sonrisa de un niño es humildad que fue lo que esta mujer mostró a los pies de Jesús, ella se despojo de un bien preciado para agrandarlo, así debemos ser nosotras cuando se nos da una orientación para ser mejor cada dia

Antonela Gómez dijo...

Hermoso mensaje... Cuando apreciamos Dios también nos aprecia. Aquella mujer de Betania tuvo un gesto muy noble para con Jesús, lo apreció y el demostró su apreciación para con ella también. Debemos seguir su ejemplo, enfocarnos siempre en lo bueno de cada persona, valorar lo que ellas hacen y lo que ellas son. Gestos pequeños o grandes demuestran que son importantes para nosotros.

Paola Laura dijo...

Es verdad Sra en mi caso cuando yo no conocía a Dios no supe apreciar, siempre despreciaba a mi familia a mi propia madre que hacia de todo para que yo cambie, con la perdida de mi madre en los ultimos momentos que yo estuve con ella fueron momentos dolorosos pero felices porque conocíamos a Dios y ella en el mismo lecho de de muerte me orientaba a no alejarme de Dios y aquí estoy gracias a Dios y a mi madre que me apreciaba mucho, por eso debemos apreciar ahora porque después puede ser demaciado tarde.

Anónimo dijo...

Es verdad aveces no apreciamos lo que una persona o familiar hace por nosotros, deberíamos comenzar a hacerlo

Anónimo dijo...

Es verdad este post me abrió los ojos porque me di cuenta que no aprecio , por ahí no lo demuestro y las demás personas hacen muchos gestos de amor como mi familia o amigas , debería empezar a demostrar mi aprecio para con ellas

Anónimo dijo...

Hola Sra.Tania muy bueno el articulo y la serie Ejemplo de Siervo ya que debemos ser personas agradecidas y debemos apreciar principalmente el sacrificio que hizo Jesus por nosotros.
Marcela Lopez.
Buenos Aires

Ana yamileth Robledo. dijo...

Es verdad aveces no apreciamos lo que una persona o familiar hace por nosotros, deberíamos comenzar a hacerlo

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...