domingo, 20 de agosto de 2017

Mi historia 4: “La mala noticia”



En una visita de rutina al médico, ¡los exámenes mostraron que yo estaba con diabetes!
Mi mundo se desvaneció ¿cómo a los 16 años yo estaba con una enfermedad que no tenía cura?
Era horrible, me sentía tan mal, veía la preocupación en el rostro de mi madre. Aquel día yo perdí totalmente el ánimo, llegué a casa y me recosté, no quería hacer nada. Todos estaban atónitos, mis padres, mi novio, toda mi familia, y yo estaba desconsolada, simplemente no conseguía asimilar la noticia.
Cuando no tenemos a quién recurrir, quedamos desesperados delante de los problemas que se nos presentan por el camino, después nos sentimos solos sin sentir el suelo bajo nuestros pies.
La falta de esperanza y la desesperación toman cuenta de uno, parece que todo acabará allí.
Yo pertenecía a una familia tradicionalmente religiosa, desde niña iba a una iglesia, cumplíamos con los rituales exigidos allí, pero en ese momento nos sentíamos solos.

¿Cómo podía ser? Teníamos tantos “dioses” y en el momento que más precisábamos, ellos no podían estar allí, ¡no podían hacer nada por mí!
Yo tenía una imagen que había recibido de mi abuela en tamaño miniatura y yo dormía con esa imagen debajo de mi almohada todos los días. Cuando olvidaba de tomarla, me sentía mal y culpable, como si la hubiera despreciado.
¿Pero dónde ella estaba en ese momento difícil de mi vida? ¿Qué haría por mí? ¿Será que no recordaba todos los rezos que yo ya le había hecho, todas las visitas a su templo hasta aquel entonces? ¿Qué fe era esa que yo tenía y que no funcionaba en los momentos que más necesitaba? ¡Las preguntas eran innumerables!
Yo no estaba colocando mi fe en la persona cierta, pero yo desconocía eso, yo no tenía ningún conocimiento de la Biblia, ¡yo ni tenía una Biblia!
Pero para nuestra alegría, ¡este problema estaba cercano a ser resuelto! Les contaré en el próximo post lo que sucedió.

Obs: Me gustaría aclarar que no estoy aquí ofendiendo o atacando cualquier religión o denominación. Yo estoy relatando mi historia, lo que sucedió, cómo me sentía y lo que pasaba por mis pensamientos. Por eso no puedo omitir ciertos hechos importantes.  






1 comments:

Yesenia Olmedo dijo...

Cuando uno no tiene esa Fe que nos lleva a tomar calma frente a ciertas situaciones que parecieran estar sin solucion, son momentos donde en verdad llegamos a creer que fuese el fin de nuestra vida.......(mas con certeza no es asi ciertoo.. )

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...