viernes, 20 de marzo de 2015

No compare su mejor con el mejor de los demás


Varias veces escuché personas que se comparaban con otras respecto a lo que ellas hacían para Dios.
Como si ella creyera que la otra persona lo haría mejor que ella, no valorizando lo que ella misma hace, por no creerse capacitada o por pensar que nunca hace nada bien.
Pero su si usted dio su mejor y dio lo máximo de sí, ¿Por qué pensar que otro lo haría mejor?
Nunca compare su mejor con el mejor de nadie, pues Dios acepta lo mejor de cada uno, por ejemplo no quede comparando su mejor con el mío.
Aunque a los ojos humanos su mejor se vea “superior” al mío, Dios no va a creer que mi mejor es inferior, al final de cuentas es lo mejor de mí.

Entonces no quede pensando que su trabajo es inferior, o que no sirve. No se compare a su amiga que tiene más capacidad que usted o piense que alguien lo haría mucho mejor.
Esos pensamientos son negativos, le impiden hacer más para Dios y paralizan su fe, no dejando que usted actúe.
Si en todo lo que usted hace, da su mejor, entonces no hay motivos para quedar mirando a nadie. Si Dios entregó algo en sus manos, hágalo sin miedo y sin pensar que Dios la eligió equivocadamente porque otra persona podría hacer eso mucho mejor. Pensando de esa forma es como si usted estuviera despreciando la elección que Dios hizo.

No se olvide, las comparaciones no son saludables y no la llevan a ningún lugar. Haga su mejor en aquello que Dios le designó según su capacidad.


3 comments:

pablo garcia dijo...

esa situacion es igual a la que paso Moisés cuando Dios lo mando a Egipto para liberar a su pueblo al principio miro para su debilidad o sea se comparo pero luego tomo actitud y todos conocemos como termino su misión.

Anónimo dijo...

Hola Sra Tania ❤ eso era lo que a mi me paso mucho tiempo, no paraba de comparar mi servicio hacia Dios con el servicio de los demás, me desvalorizaba dedicación, creía a los demás mejores que yo, me olvidaba de los que yo presentaba para Jesus. Lo que eso no me llevo a nada y si a limitarme, y si a no crecer, a impedir que las manos del Sr Jesus me pulan para poder dar mas. Servir a Jesus es un Privilegio, Salvar almas es una Honra, Dios pesa nuestras intenciones y bendice la sinceridad y la fuerza que hacemos las cosas para El! Muchas Gracias Sra Tania por Su Blog, hago un seguimiento diario de el, ya que me renueva, me fortalece, me despierta... Dios la Bendiga Muchísimo!!

heidy dijo...

A través de la lectura aprendí que no es bueno comparar lo mejor que hacemos para Dios con otras personas.Porque así estamos desvalorizando nuestra ofrenda para Dios.Siempre debemos estar seguras y dar lo mejor de nuestra vida para la obra de Dios.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...