martes, 9 de septiembre de 2014

¿Qué falta?



Hola queridas amigas, ¿Cómo están? ¿Cómo fue su semana? ¿Leyeron el pasaje que dejé aquí en la semana pasada? Si no leyó aún, no pudiste oír la linda voz de nuestro Señor hablando con nosotras… aprovecha y lea el post pasado, ¿ok? Es solo clicar aquí.

Mis lindas, esta semana leí algo muy fuerte y voy a compartir con ustedes lo que Dios me mostró. Lean conmigo estos versículos de 2 Timoteo 3:14:
“Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.”

Vea amigas, que aquí se habla de aquellos que desde niños oyeron la palabra de Dios, y yo pensé en los hijos de pastores, que son los que desde niños hemos tenido esta oportunidad. Claro que este versículo habla con todas las demás personas también, luego usted va a entender el por qué. Noten que no es solo tener el conocimiento de la Palabra, es necesario que nos tornemos sabios para la salvación por medio de la fe. O sea, es la fe que nos lleva a la salvación. Pero lo que me llamó aun más la atención fue lo siguiente: ¿de que sirve conocer la palabra de Dios desde niños, como los hijos de pastores, o desde hace mucho tiempo, como muchas personas en la Iglesia, si aún no son capaces de usar la fe para alcanzar la salvación? ¿De qué sirve pasar tanto tiempo oyendo hablar de las cosas de Dios si no hay una actitud de fe? ¿De qué sirve conocer toda la Biblia si no se practica ni un versículo?

Amigas, no sirve solamente tener el conocimiento de la palabra de Dios, oír mucho sobre Dios, pues lo más importante no es la letra, pero sí la practica. Si las personas pusieran en práctica un poquito nada más de lo que ya aprendieron sobre Dios, con certeza tendríamos una cola de personas muy larga en la Iglesia contando sus testimonios, pero, ¿Por qué eso no pasa? Exactamente por la falta de práctica de la palabra de Dios. Si usted tiene que perdonar, obedezca la palabra de Dios y perdone. Si usted tiene que arrancar el orgullo, obedezca la palabra de Dios y arranque el orgullo. Si usted tiene que creer más y no dudar, entonces obedezca la palabra de Dios y crea sin dudar. Si en el nombre de Jesús tenemos autoridad sobre el diablo, entonces, use esa autoridad que Dios nos dio y amarre el diablo que está en su vida en el nombre de Jesús!

Mis queridas, ¿Qué les falta practicar? ¿Vamos hacer ese ejercicio esta semana? Y les pido que lean todo el capitulo 3 de 2 Timoteo, ¿ok? Un gran beso y que Dios las bendiga, hasta semana que viene.

Juliana Furucho


2 comments:

aracelly tamariz dijo...

Una ves aprendí una frase muy bonita y cierta que va con esta publicación señora, la aprendí en la fuerza joven ... es... OÍR,GUARDAR Y PRACTICAR! , nos enseñaron que muchos oyen, algunos guardan y casi nadie practica, se me vino a la mente cuando leí esta palabra y es verdad porque lo que mas debemos hacer es practicar la palabra de Dios, guardarla dentro para que nunca se vaya de nosotras y lo mas importante ser humildes y obedecer la vos de Dios ya que el nunca deja de hablar y no hay duda que el siempre busca lo mejor para cada una de nosotras.

Anónimo dijo...

Lo importante es practicar la palabra con una fe racional y hacer uso de esa autoridad que Dios nos dio.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...