lunes, 4 de julio de 2016

Ejemplo de siervo – Él era sumiso




“Yendo un poco más allá, se postró en tierra y empezó a orar que, de ser posible, no tuviera él que pasar por aquella hora.  Decía: « Abba, Padre, todo es posible para ti. No me hagas beber este trago amargo, pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú.»”
Marcos 14.35,36

Muchos son aquellos que quieren hacer la obra de Dios, pero según sus voluntades. No son ellos los que se someten a la voluntad de Dios y sí Él quien se somete a sus deseos y caprichos.
Muchos realizan inúmeras oraciones solamente pidiendo y haciendo exigencias, “yo quiero eso; y que se haga así; quiero esta responsabilidad; quiero hacer la obra en tal país; quiero que mi marido cuide de tal iglesia; ¡quiero porque quiero!”
Vea que no leyó “quiero hacer Su voluntad y que ella se cumpla en mi vida”.
El Señor Jesús iba a pasar momentos angustiantes y terribles, además, por llevar los pecados de la humanidad, Él iría a tener una separación con el Padre y eso sería el peor momento. Él pidió que si fuera posible, que Dios no permitiera que Él pasara por aquello, pero en ese momento dijo: “no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tu”.
Y aquí está la gran diferencia entre el siervo de Dios y el que se sirve a sí mismo.
Reflexione si su comportamiento ha sido el de una verdadera sierva de Dios y cuáles han sido sus reacciones cuando:

-       Es contrariada en la Obra de Dios
-       Las cosas no salen exactamente como usted desea
-       Usted quiere una cosa y Dios determina otra totalmente diferente
-       Usted oró por un propósito y no sucedió, pues la voluntad de Dios para su vida no era esa.
-       Usted contaba con algo que no sucede.

¿Usted tiene fe para hacer la misma oración que Jesús hizo? ¿O no está dispuesta a renunciar a su voluntad? Piense bien, pues lo que Dios quiere o planea, a veces es muy diferente a lo que usted imagina o desea!
¿Está dispuesta a someterse?

6 comments:

Derlin dijo...

Muchas gracias Sra. Tania,
Es verdad yo tengo que ser una mujer sumisa a los planes de Dios. Sabemos qué tenemos que hacer la voluntad de Dios y no la nuestra, aunque sea difícil todo pasa por una razón hay cosas que aveces yo quisiera que pasarán a mi manera pero yo paro y pienso que si no a sucedido es porque no es parte de lo que Dios quiere para mí.

Viviana Cuero de Miami, FL USA

Anónimo dijo...

Hola Sra.Tania muy bueno el articulo es verdad debemos aprender a ser sumisos y no querer que sea hecha nuestra voluntad ,sino la de Dios.
Marcela Lopez.
Buenos Aires.

sergio montenegro dijo...

[7/7 08:14 PM] Eliana: Gracias sra x este mensaje es lo q necesitaba practicar en mi vida. Y se, q son las palabras justas para compartir con una señora que se aplica para la situacion que esta pasando ella.
[7/7 08:16 PM] Eliana bareiro

johanaledezma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
johanaledezma dijo...

EL ERA SUMISO: siervo significa empleado, en los días actuales y quien hoy podría decir a su jefe ah yo quiero de tal forma hacer esto ...de ninguna manera!! Es por ello que cuando soy siervo por más que duela es mejor aceptar la voluntad de mi Señor al fin de cuentas el sabe que es lo mejor para mi

Anónimo dijo...

Muy cierto sra. Tania cuando uno elige servir al Señor jesus renuncia a su voluntad para hacer la de él

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...