viernes, 17 de junio de 2016

Madre, ¿usted se ha dejado llevar por el desanimo?


Hola queridas ¿Todo bien? Leí los comentarios de cada una, pero pocas aceptaron el desafío. Felicito a todas aquellas que lo hicieron, pues tengo certeza que sus relaciones nunca más serán las mismas.
Para tener resultados diferentes, tenemos que hacer algo diferente.
Y aquellas que aun no lo hicieron, aun están a tiempo de hacerlo y compartir en los comentarios.

Madre ¿Cómo está su disposición en este día? ¿Se siente animada, dispuesta, feliz? Que Dios le sustente así a cada mañana.
Pero, si por ventura se siente como si estuviera ahogándose en un pantano de desánimo y tristeza, sepa que el Espíritu Santo le quiere ayudar en este día. Él ofrece todo el auxilio y coraje que usted necesita para proseguir.  No siempre despertamos con el mismo ánimo, por momentos recibimos noticias que nos sacuden totalmente, ¿o eso no le sucedió? ¡Conmigo sucede! No podemos dejarnos llevar por esos sentimientos y alimentarlos de manera que nos haga perder el ánimo y nuestro foco.
Muchas veces, en nuestra caminata, perdemos de vista las promesas de Dios para nosotros y para nuestros hijos, y eso ciertamente nos desanima, pues pensamos que Él se olvidó de nosotros.
Eso no es verdad. No importa si las promesas que el Señor nos hizo se cumplieron o no en el momento que nosotros pensamos, debemos tan sólo mantener los ojos fijos en Jesús y proseguir en el Camino. Él sabe qué es lo mejor para nosotros.
Corremos el peligro de estar siguiendo a Jesús, en el mismo momento en el que no hay un verdadero amor y temor, sin respetar Su autoridad y gloria. Y si eso acontece, perderemos el entusiasmo para caminar y confiar.


Nuestra búsqueda por Él debe ser mucho más intensa, que por cualquier beneficio.
Por eso precisamos celar para que nuestro amor por Jesús sea genuino, puro, no contaminado por las ilusiones que el mundo ofrece. Tenemos que tener cuidado con lo que pensamos y cómo actuamos diariamente, pues nuestras actitudes revelan cuán cercanos estamos de nuestro Creador.
Si nos alejamos de Cristo y de Sus promesas, rápidamente nos sentiremos débiles y desanimadas. Él es la fuente de vida que necesitamos todos los días.
Hoy, Él quiere darnos "una corona en lugar de cenizas, oleo de alegría, en lugar de llanto, vestiduras de adoración, en lugar de un espíritu angustiado" (Isaías 61:3).
No deje que las situaciones dominen su relación con Dios, y por más que la situación de sus hijos esté difícil,aproxímese más a Dios, pues sólo Él traerá el refrigerio que tanto necesitamos.
Mientras más lejos de Él, mayor se hará el problema, cuánto más íntimas estemos, veremos la presencia de Dios es todo lo que necesitamos para seguir con ánimo.
Acérquese a Jesús y arrepiéntase por haber caminado lejos de Él, por haberse dejado llevar por ese desánimo y reciba el renuevo, la alegría y el ánimo del Espíritu Santo sobre usted.
Siéntase a voluntad para dejar aquí su comentario y si este post le ayudó, comparta conmigo su experiencia.
Besos dulces.
Cátia Rubim

4 comments:

Anónimo dijo...

Muy cierto cuando estamos lejos de Dios, el problema es dificil de enfrentar, pero si estamos cerca de Dios el nos consuela y nos da fuerza para seguir luchando

Anais Castro dijo...

No debemos mirar para las situacion que dia a dia se nos presenta y quieren desanimarnos, sino que debemos mirar para las promesas que el Señor nos dio y seguir firme y confiar.

Bertha Bolivar dijo...

lindo mensaje en mi duro caminar yo he experimentado que cuando mas comunión tengo con Dios me torno mas fuerte cuando dejo de hablar con el de buscar entender su santa voluntad entones me torno devil por lo tanto yo quiero ser esa eterna enamorada de mi Jesús

Ana yamileth Robledo. dijo...

debemos mirar para las promesas que el Señor nos dio y seguir firme y confiar.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...