martes, 29 de septiembre de 2015

Usted es lo que usted…




Hola queridas, ¿Cómo están? Esta semana estuve pensando en cómo tenemos un gran poder y a veces ni sabemos como usarlo.

Si yo te pregunto ahora, ¿cómo es usted? He oído muchas jóvenes que responden así: Soy torpe. Soy desorganizada. No soy bonita. Me falta mucho para ser una gran mujer de Dios. Estoy lejos de recibir el Espíritu Santo. Soy lenta. Soy rebelde. Soy muy irresponsable. Nadie me quiere. No consigo cambiar. Y etc. la lista de características negativas es larga. Pero, lo que Dios me mostró es que no podemos afirmar tantas cosas negativas, porque cuanto más decimos eso de nosotras mismas, más nuestro cerebro asocia eso a nosotras y esas características pasan de veras a hacer parte de quienes somos. ¡Y eso no puede ser así!

¿Por qué tenemos tanta facilidad en ver y afirmar para todos nuestros defectos y ponernos para bajo, inferior a los demás? ¿Por qué aceptamos tan fácilmente las cosas malas que dicen de nosotras y hacemos de eso parte de nuestra vida? Dios no piensa mal de nosotras en ningún momento, por lo contrario, Él solo tiene buenos ojos para nosotras. Entonces amigas, paremos de afirmar que somos eso o aquello pues así, nuestras actitudes van a cambiar también, porque la medida en que afirmamos lo positivo, nuestro cerebro va a asociar nuestras acciones basadas en lo que creemos que somos. ¿Usted cree que un hombre de negocios exitoso cree que va a fracasar? ¿Cómo son sus actitudes? ¿Él cree o no en él mismo? ¿Consiguen entender donde quiero llegar?

Invito a todas para que a partir de hoy imagínense, véanse y afirmen todos los días el tipo de persona que usted quiere ser y comience a creer que usted ya es así. Por ejemplo, comience a afirmar para usted misma que usted es de Dios, una mujer de Dios, escogida por El. Que usted es responsable y estudiosa, que es inteligente, esforzada. Que usted es linda y no necesita mendigar la atención de nadie y no necesita hacer tantas cosas para que la quieran, porque usted sabe que si no la quieren es porque no saben aun cuan simpática y buena amiga eres y son ellos que pierden, no usted. Comience a decir para usted misma todas las cualidades que usted quiere tener y actúe de acuerdo. No deje que el diablo ponga en su cabeza que usted es tanta cosa mala, que usted no va a recibir el Espíritu Santo en este Ayuno, que usted no es fuerte, no merece, o cualquier pensamiento malo, amarre eso y crea en usted misma. Eso es fe. Usted se sorprenderá con el poder que usted tiene, el poder de su fe. Piense siempre positivo, tenga buenos ojos para usted misma, pues el único que habla palabras negativas y de derrota es el diablo, ¿y usted quiere seguir charlando con él? ¡No! Entonces, vamos a poner en practica y ver los resultados, ¿amén?

Les dejo aquí también el link de un mensaje del Obispo Macedo en donde él contesta una pregunta que estoy segura es la duda de muchas de ustedes. Lean la pregunta de Tayllin ok? Un beso grande a todas y que Dios las bendiga.

Juliana Furucho 

2 comments:

massiel tejeda dijo...

lo que Dios me mostró es que no podemos afirmar tantas cosas negativas, porque cuanto más decimos eso de nosotras mismas, más nuestro cerebro asocia eso a nosotras y esas características pasan de veras a hacer parte de quienes somos. ¡Y eso no puede ser así!

Kellycar Camejo dijo...

Fe es visualizar más allá de lo que la realidad nos muestra. De la manera en la que nos proyectamos nuestro entendimiento nos dará resultados de los mismos, por eso si no tenemos algunas cualidades, debemos creer que estamos trabajando para perfeccionarnos, y ser mejores para Dios.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...