martes, 7 de julio de 2015

Nadie me comprende



Hola queridas, ¿cómo están? Que bueno es poder estar aquí con ustedes en este comienzo de mes. Que sea una bendición en el nombre de Jesús. Hoy me gustaría empezar preguntando: ¿cuántas veces usted no fue comprendida?

¿Cuántas veces ya dijimos: nadie me comprende? E incluso nos quedamos tristes, ¿no es así? Pero hoy voy a cambiar esta pregunta… y usted, ¿sabe comprender a los demás? Así es amigas, esta semana estuve pensando sobre eso y la mayoría de las veces queremos que nos comprendan, que se pongan en nuestros zapatos, que no nos juzguen mal, que no nos interpreten mal y etc. ¿no es así? Pero, ¿cuántas veces hacemos eso con los demás? ¿Cuántas veces juzgamos mal, interpretamos mal, pensamos mal y no nos ponemos en los zapatos del otro? Muchas veces, ¿verdad? Y creo que, acabamos pasando por eso porque la Palabra de Dios se cumple: “pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará.” Gálatas 6:7

A veces la hija pide que la mamá la comprenda, que confíe en ella, que le exige demasiado cuando le pide que la ayude en los quehaceres de la casa, que deje de ser anticuada y se molesta con su mamá creyendo que la mamá no la entiende, que es fastidiosa, pero, ¿cuántas veces la hija se puso en el lugar de su mamá para entender su preocupación y cuidado por ella? La hija no entiende que la mamá llega cansada en casa y aun tiene muchas cosas que hacer y no le cuesta nada a ella ayudar  a su madre.

¿Cuantas veces el hijo reclama que el papá no le da atención, que es muy duro y le molesta mucho y quiere salir rápidamente de la casa y tener su “libertad” y no consigue ver ni entender que el papá solo quiere su mejor, que a veces está tan preocupado en como mantener la casa que acaba distraído y que si el papá lo molesta mucho es porque lo ama y está cuidando de él.

Vean amigas que, cuando aprendemos a ponernos en el lugar de la otra persona, conseguimos entender sus actitudes e incluso tener otra perspectiva de la situación. Les propongo algo: ¿Qué tal si todas nosotras este mes buscamos comprender más a las personas que está a nuestro alrededor? Si no te dieron buenos días, salude usted entonces. Quizás la persona está preocupada con algo y no la vio. Si su mamá reclama que usted no ayuda, busque entenderla y ayúdela más. Sea más comprensiva con su papá en lugar de juzgarlo mal. Procuremos este mes dar aquello que nos gustaría recibir. Seamos más comprensivas con las personas que nos rodean, pues el mundo ya está lleno de maldad y personas egoístas, seamos la diferencia y recuérdense: “Más bienaventurado es dar que recibir.” Hechos 20:35

¿Quién entra conmigo en este desafío? Cuente para nosotras lo que usted hizo o pretende hacer.

Un beso grande a todas y nos vemos semana que viene. Kisses
Juliana Furucho


1 comments:

massiel tejeda dijo...

cuando aprendemos a ponernos en el lugar de la otra persona, conseguimos entender sus actitudes e incluso tener otra perspectiva de la situación. tenemos que aprender a enterder las personas que estan al rededor de cada uno de nosotros y ayudarla sin jusgarla ni señalandola . ayudemos para agradar a dios en todo el momento.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...