miércoles, 1 de octubre de 2014

El sacrifício que trajo vida



continuación de la semana pasada, "El deseo que me consumia"

Entregué y no pensé mas en ello, servía a Dios con toda mi alegría, fuerzas y dedicación que Él merecía.
Es como si todos aquellos años de sufrimiento no formaran más parte de mí, y tal vez usted pregunte ¿pero para que ese dolor pasara tuvo que tener un hijo? ¡mi respuesta es no! Pero decidí dentro de mi no alimentar más las propuestas enviadas por el diablo con el objetivo de alejarme de Dios.
¿Y ahora? Viene la mejor parte jaja.
Después de toda esta restauración en mi interior y en mi forma de pensar, surgió una campaña de Israel en donde nosotros sacrificamos por nuestro sueño, al final aún era un sueño, pero un sueño que ya no causaba dolor ni que colocábamos delante de lo sueños de Dios.
Sacrificamos todo, ¡y cuando digo todo, es todo! Pero aún así, cuando entregué aquel sacrificio en el Altar dije para Dios: aquí está nuestro sacrificio pero quiera el Señor o no realizarlo, yo Le amaré y Le servire de la misma manera!
Saben, yo tenía una certeza tan grande dentro mío de que Él iría a hacer lo que fuese mejor para nosotros, y en ningún momento dudé de que lo que sucediese sería según Su voluntad, y es claro que la voluntad de Dios siempre es mejor que la nuestra aunque a veces no entendamos...
La campaña fue en Julio, y en Octubre quedé embarazada wuau...
Las médicas decían que seria un embarazo de riesgo, pero yo rechacé esa palabra pues sabia que quien hizo ese milagro era fiel hasta el fin. Nuestro Dios no deja la obra por la mitad.
Y así fue que tuve un embarazo tranquilo y fui una embarazada muy bonita jiji
Lo que quiero pasar para ustedes es que hoy, casada hace 19 años y con un hijo de 4 años, veo que vino en el momento cierto, Dios es perfecto.

Principalmente no aconsejo a nadie a casarse y querer tener hijos rápido, primero debemos conocernos y aprovechar los primeros años para madurar, crear estabilidad, recursos y todo lo inherente a aquello que es preciso para criar y educar a un hijo. Y si el matrimonio no estuviese unido, no funcionará, pues un hijo acarrea muchas responsabilidades y mucha renuncia, y si a veces la persona no está dispuesta a renunciar por la otra, ¿cuánto más por un hijo? ¿No es así?
Y otra cosa que quiero pasar para usted que se encuentra en la situación en la que yo me encontré un día, priorice siempre a Dios, que en Su tiempo hara que el milagro suceda, ¡entregue en el Altar!
Hoy disfrutamos de esta bendición de forma plena, algo que antes hubiese sido imposible vivirla de esta manera. Hoy mirando hacia atrás veo que fui privilegiada con el tiempo de Dios, ¿sabe por qué? Porque aproveché para estar más con mi esposo, viajar mucho, conocernos más profundamente y crear raíces profundas que nos hicieron madurar.
Hoy somos padres equilibrados y tenemos todo para pasarle a nuestro hijo, fue librado de algunas situaciones y hoy somos un referencial vivo para él, donde podemos pasar para él esta fe inteligente y eficaz.
¡Estoy llorando al escribir esto! ¡No de tristeza y sí de alegría! Por haberme rendido totalmente a este Dios tan grandioso y maravilloso, ¡Hermoso de más!
¡Mucho más que la alegria de haber tenido un hijo, fue la alegria de conocer a Dios cara a cara!
Nunca desista de sus sueños, priorice siempre a Dios en cualquier circunstancia.
Espero haber ayudado, y ya saben un poquito más de mi historia!
Si te ayudó o has vivio algo así, o estas pasando por eso, deja aquí tu comentario, despues de dos meses tenemos mucho para compartir, ¿no es así?

Besos dulces, ¡y hasta la próxima semana!

Cátia Rubim

4 comments:

Gabriela Acosta dijo...

Buenas tardes !
Muy fuerte su testimonio Sra.
Yo no deseo ser madre ,pero absorbi palabras que me ayudaran mucho en mi vida Espiritual,gracias .

Angelica Cantero dijo...

Mi sueño tambien es ser madre fue algo en lo que siempre soñe, pero cuando conoci a Dios todo fue dificil porque El queria tener todo de mi y yo decia te entrego todo Señor mas era de boca para fuera porque en la realidad era tan apreciado este sueño que yo no lo iba a sacrificar por nadie ni por nada y cuando mas me queria a cercar a Dios habia como una pared y yo no sabia que era, mas una noche en una oracion de busqueda el partos hablo en este momento entreguen sus sueños mas precidos mas adorados para usted y hay estaba yo haciendo mi oracion y cuando dicia Dios yo entregue todo que mas queres de mi, aparecia en mi mente el sueño de ser madre y llore, llore y llore me dolia tanto que decia en mi mente eso no eso es mio en algo muy importante para mi, mas lo hice con todo mi el dolor del corazon dije " Mi Dios entrego mi sueño mas preciado el ser madre que sea tu voluntad y no la mia se si es para mi va a ser" y en ese momento me di cuanta que verdaderamente esteba en los brazos de Dios que mi vida ya no era mi y que mis sueños ya no eran los mios que ahora en verdad seria de Dios, y ahora estoy sirviendo a El con toda mis fuerzas y priorizando los sueños de Dios que tiene para mi camino porque yo elegi soñar sus sueños y no me arepiento.
Muy lindo su testimonio me da mas fuerzas para sequir este camino que Dios la siga bendiciendo abundantemente saludos besos

Liz Jimenez dijo...

wow exactamente la voluntad de Dios es magnifica y sus planes perfectos el sabe el momento cierto para cada bendicion en nuestra vida y asi es debemos luchar por nuestro sueño pero ante todo poniendo al Señor Jesús en primer lugar.

Yaxiomar Cabriles dijo...

hola es muy buena enseña por que Dios quiere que nosotras aprendamos a confie en el sobre todas las cosas , aqui en la terra todo tiene su tiempo por eso no debemos de desiste por aquellos que queremos

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...