miércoles, 10 de junio de 2015

Ella fue lo contrario a lo que había soñado


Hola queridas ¿todo bien? ¡Espero que si!
Daré continuidad al post de la semana pasada, y compartiré con ustedes un poquito más de mi historia, el cual tendrá un final muy curioso...
¡Y como siempre Dios al inicio de todo final!
Mi hermana crecía, y yo comencé a tener sueños para ella, la imaginaba como obrera en su juventud, llena del Espíritu Santo, en fin fui alimentando eso dentro mío, pero a medida que ella iba creciendo todo lo que había soñado era contrario a lo que sucedía, y el sueño se transformó en pesadilla ¡ya entenderán por qué!
De ser una niña dulce y tierna, comenzó a tornarse una joven rebelde, problemática, insegura, acomplejada, contestadora, ingrata, todo menos lo que yo esperaba de ella. Ella me mostraba cariño y hasta aceptaba algunas de mis orientaciones, pero a mi mamá le tenía odio, odio que ella comenzó a alimentar dentro cuando supo que fue adoptada. A partir de ahí comenzó a tener reacciones extrañas, no aceptaba no ser hija biológica de ella y comenzó a dar lugar al diablo a través de ese sentimiento, y con mi madre ella era horrible, hacia a mi mamá llorar muchas lágrimas, pero nuestra querida y dulce madre nunca perdió el amor por ella y aún así en medio de tanta ingratitud y desprecio, nunca desistió de mi hermana.
¿Y ahora? ¿Cómo actuar ante tanta ingratitud? Sólo Dios para darnos fuerzas y la visión de nunca desistir del alma de ella. 
Llego un momento que comenzó a generar muchos problemas, muchas veces mi "yo" quería dejarla, en medio a tanta rebeldía, pero miraba para atrás lo que ya había pasado con ella, ¿cómo dejar ahora el alma de ella? Dios la había colocado en mi camino, y eso me daba fuerzas para seguir, confieso que sí no la hubiese mirado como un alma, no habría aguantado.
Viví con ella situaciones muy difíciles e incomodas, y había momentos que no sabía lidiar con ella, porque no oía a nadie, parecía la dueña de la verdad, y lo peor es que tenía conciencia de eso.
En la iglesia ella parecía muy correcta y educada, pero en casa era todo lo opuesto, aquello me angustiaba, pues ¿cómo puede una persona fingir ser aquello que no es? Prefería que al menos fuese como ella era en todos lados. Nunca colaboré para que ella fuera así en su falla de carácter, un carácter de alguien convencido, lejos de ser convertido.
Ella precisaba ser liberada, pero no aceptaba nada de lo que le decían, ella los viernes iba a un horario de reunión diferente del mío, y mi mamá me decía "Ana se siente mál en las reuniones, queda temblando durante la oración".
Hubo un viernes que no pude ir en el horario que habituaba a ir, y fui en el mismo horario que ella iba con mi mamá. En el momento de la oración fuerte vi a mi hermana en el Altar manifestada. Dentro mío nació un odio aún mayor por el diablo, aquella imagen quedó en mi cabeza hasta hoy, ya había orado en muchas personas manifestadas, pero viendo a mi propia hermana en aquel momento, si yo ya odiaba al diablo pasé a odiarlo mucho más. En ese momento nació una indignación tan grande que determiné dentro mío que el diablo perdería el alma de ella. Aquella alma ya había sido comprada por un alto precio por mi Dios.
Ella siguió manifestando por algún tiempo más, pues aún no entendía que debía cambiar sus actitudes y abandonar lo que no agradaba a Dios, y que debía pasar a odiar el pecado.
Ella quería... pero el demonio que desde el vientre de su madre tenía un plan para su vida, invertía fuerte, pero el Dios que la colocó en mi camino tenía un plan de vida y restauración aún más fuerte.
Ella comenzaba a aceptar y dar los primeros pasos, pero aún no se entregaba 100%, siempre había una reserva.
Yo siempre oraba y usaba las armas espirituales, y así toda la familia estaba unida en ese propósito: yo, mi hermana Tania, mi madre y nuestros respectivos maridos.
Estaba cansada de verla manifestar, de que sea esclava de aquellos demonios,  estaba yo más indignada con la situación que ella misma. Hubo un viernes que nunca olvidaré, ella manifestó mucho, y Dios me impulsó a ir a orar en ella. No vi allí a mi hermana, sino que vi un alma que el diablo iría a largar aquel día y que nunca más volvería a agarrar.
Fui en la fe, porque si daba lugar a la emoción no iba a conseguir estar allí, pero en ese momento no di ningún lugar al sentimiento, ella iba a salir de allí liberada, no aceptaba otra cosa.

Estuvimos en el Altar mucho tiempo, rodé por el piso, el diablo decía que no iba a soltar la vida de ella, y yo le decía al desgraciado que su vida le pertenecía a mi Dios, y que no iba a quedar ni un día más en la vida de ella, era una orden que le estaba dando, no un pedido o una opción. Ella manifestada gritaba tanto, y era tan flaquita pero con una fuerza gigantesca, y de tanto rodar quedo sangrando por los dientes. Yo quedé con mi uniforme llenó de sangre y sin voz, aquella lucha espiritual duró algún tiempo, ¡pero una de las cosas que yo sabia era que ella iba a salir de allí libre!
Después de la liberación ella hizo la oración de fe y de entrega, y ella misma determinó que estaba libre.
A partir de ese día nunca más volvió a manifestar, pero la lucha continuó, pues es un proceso, se bautizó en las aguas y comenzó a dar sus primeros pasos...
La semana que viene daré continuidad, ¡Es muy fuerte lo que está por venir!
No se pierdan lo que viene, dejen sus comentarios y compartan asi ganamos más almas, pues el objetivo es ese.
Son libres para dejar aquí sus sugerencias, leo cada una, y suman a mi vida.
¡Besos dulces! Hasta pronto.
Catia Rubim 

* Todos los posts relacionados en la categoria Misión de madre

16 comments:

Lorena - Argentina dijo...

QUE GUERRA!!! Eso es testimonio de perseverancia y verdadera Fe... No hay que desistir de las personas que Dios ha puesto en nuestro camino porque tiene un GRAN FINAL!!!

Gabriela dijo...

No desistir NUNCA!

Anónimo dijo...

una guerrera lo mismo me paso fue asi mismo que me dijo la sierva de Dios que me cuida solo Dios

Elizabeth dijo...

Dios busca personas con esa indignación no hacia las personas sino, a los demonios que esclavizan a las personas, y nosotras debemos buscar ese carácter, esa indignación no para ayudar a los demás a ser liberados, en nuestros pensamientos No debe existir duda, miedo, ó pensar en desitir eso no debe pasar pues Dios cuenta con nosotros Dios no eligio..

Dairis c dijo...

Es una lucha muy fuerte!! por eso no podemos desistir de las personas que Dios pone en nuestro camino al contrario tenemos que ir con todo hasta el final con esa persona..

Karen Espitia dijo...

Sra fuerte ese testimonio, asi me impulsa a seguir y luchar por mi familia, no es casualidad que ellos sean mis familiares, Dios nos llamo en medio de ellos para salvarlos, y a dejar el sentimiento y la emocion a un lado.
Abrazos desde Colombia

Yamile Mendoza dijo...

Continuar en la lucha , ser perseverantes.

bianca hidalgo dijo...

Ella gracias a Dios encontró en usted un apoyo porque el diablo le hacia pensar que nadie la quería y eso hacia que ella fuese rebelde mas usted le mostró a través de su perseverancia que así como usted la amaba había alguien que la amaba mas que usted.

Anónimo dijo...

Que lucha es ganar un alma, arrancarla de las garras del diablo, pero algo si es seguro cuando nos diponemos a comprar la pelea, por mas dificil que sea Dios hace la obra.

onaris dijo...

Eso es lo importante perseverar a la hora de ganar un alma para el señor Jesús , por eso debemos luchar para salvar a nuestra familia y arrancarla de las manos de satanás .

Zunilda Valdes dijo...

sr este testimonio es muy fuerte cuando Dios pone en nuestras manos almas tenemos que llevar la lucha hasta al final muchas verses el diablo va tratar de desanimar para que esas alma las perdamos pero tenemos que seguir hasta el final. y cuando es familiar es mas fuerte aun ya que tenemos que dejar a un lado los sentimiento familia

Deyana Zaavedra dijo...

Este testimonio nos ayuda a ser perseverantes y no perder la fe en Dios seguir adelante sin menguar , ya que muchas personas necesitan ser salvadas . obedeciendo ese mandamiento que el señor a colocado en nuestras vida ser salvador de almas para el.

juana.maria perez dijo...

verdaderamente la tiniebla se vence con la luz .

maria teresa claro ramos dijo...

sr.este testimonio me impulsa a luchar mas por mi familia Dios me escogio para salvarlos y arrebatar esas almas y no desistir hasta llevarlos a tu precensia

Stefany cervantes ariza Alcestes dijo...

muchas veces no entendemos por que las cosas no salen como esperamos y estas se vuelven contrarias a nuestros sueños pero es cierto el secreto esta en perseverar ,por mas lejos que se vea debemos continuar adelante y con certeza conseguiremos

Maria Sanabre dijo...

Es verdad yo creo q debe haber muchos obreros con Familiares q van a la iglesia pero todavía no cambiaron, y q se debe complicar el hecho de dejar la emoción o el sentimiento de lado y luchar como lo q es un ALMA, solo quien esta de hecho de verdad en la Fe tiene coraje! Hay q luchar por la familia pero con a fe y no en la emoción.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...